Date: 10 may 2018

Una de las claves para el éxito en los mercados financieros es conocer las correlaciones entre los diferentes instrumentos y sectores. Una de las correlaciones más común que hay es la del dólar estadounidense con el petróleo, la cual normalmente es inversa. El petróleo y el dólar canadiense tienen una correlación positiva, lo que quiere decir que cuando el petróleo sube, el dólar canadiense tiende a subir. Sin embargo, con el dólar estadounidense la correlación es negativa, debido a que la mayoría de los bienes básicos como el petróleo o el oro cotizan en dólares en los mercados internacionales.

Lo que sucede cuando sube el dólar es que los commodities tienden a bajar, debido a que se vuelven más caros para los inversores que están por fuera de los Estados Unidos y que necesitan convertir su moneda local en dólares para poder comprar dichos commodities. Al subir el dólar, se hace más caro convertir la moneda local en dólares y por ende baja la demanda por los bienes básicos que cotizan en dólares.

Sin embargo, desde el 17 de abril, el dólar y el petróleo WTI han tomado la misma dirección, algo que solo ha ocurrido en once ocasiones desde el 1983. Los analistas y operadores están tratando de descifrar que es lo que esto puede significar para los mercados. La reciente subida del 3,6% en el índice del dólar no ha sido suficiente para frenar la subida del  petróleo WTI que ha ganado un 12,2% en el último mes. Durante el año pasado, el índice del dólar cayó un 10% e inició el 2018 con más debilidad, pero regresa al alza y llega a máximos que no visitaba desde hace cuatro meses.

La subida en el dólar se debe principalmente a las altas probabilidades que los mercados le están poniendo a que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos implemente dos o tres aumentos más de sus tipos de interés durante este año. Cuando los tipos de interés suben, los inversores se sienten más motivados a mover sus capitales hacia el billete verde que está pagando un interés más alto. Por otro lado, la subida del petróleo se venía dando desde mucho antes que el dólar despegara. El petróleo WTI venia subiendo apoyado por los recortes de producción por parte de la OPEP y sus aliados, pero el precio aceleró aún más su impulso alcista cuando el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán.

En resumen, esos dos activos, el dólar y el petróleo suben por diferentes razones. Al momento parece que ninguno de los dos está afectando al otro, es por eso que no siempre las correlaciones funcionan y hay que saber identificar cuando se producen estas divergencias. En la imagen inferior, cortesía del broker de Forex y CFDs ActivTrades, podemos comparar el gráfico diario del índice del dólar con el gráfico diario del petróleo WTI. Antes del 17 de abril podemos notar que los dos instrumentos tenían una correlación negativa, como sucede normalmente. Pero después del 17 de abril, el índice del dólar empezó a subir, mientras que el petróleo mantenía su impulso alcista.

Es posible que el petróleo WTI encuentre una zona de resistencia en el 72,00, pero la tendencia alcista se mantiene a corto plazo y no ha dado señales de debilidad. De hecho, la media móvil exponencial de 20 periodos (línea roja), tiene un buen ángulo de inclinación al alza, indicándonos que la tendencia alcista se mantiene fuerte. Lo mismo sucede con el índice del dólar, la tendencia alcista se mantiene a corto plazo, aunque es posible que el índice encuentre una zona de resistencia en el 94,00.