Date: 11 may 2018

La volatilidad es necesaria en los mercados financieros para poder generar oportunidades de entrada para los inversores y operadores, pero demasiada volatilidad también es perjudicial para los mercados, ya que crea incertidumbre. La volatilidad normalmente es relacionada con el miedo en el mercado y su mejor indicador es el índice del VIX de Estados Unidos, el cual mide la volatilidad a futuro del S&P 500. A pesar de que los mercados han estado algo indecisos últimamente, en realidad la volatilidad se aproxima a cerrar su quinta semana consecutiva cayendo, lo cual es una señal de optimismo entre los inversores y operadores.

Al cierre de la sesión del jueves, el índice del VIX completó seis sesiones consecutivas bajando y cae un 2,4% para llegar al 14,10, nivel que no visitaba desde enero de este año. La reciente caída en el VIX ha borrado por completo la subida que tuvo el índice en febrero cuando alcanzó a llegar hasta el 33,22. En ese entonces, la volatilidad en los mercados aumentó debido a las preocupaciones sobre la inflación y un aumento de la tasa de rendimiento de los bonos soberanos estadounidenses que ocasionó una fuga de capitales del mercado de valores.

En promedio, el valor del VIX ha estado a través de su historia alrededor del 19,00 al 20,00; por lo tanto, el actual nivel del 14,10 está muy por debajo de su promedio histórico. De hecho, sobre el gráfico semanal del VIX, cortesía del broker de Forex y CFDs ActivTrades, podemos observar que el índice se encuentra por debajo de su media móvil exponencial de 200 semanas en el 15,75, el cual es su promedio de las últimas 200 semanas de negociación. Al momento parece ser que el VIX regresa a los rangos en los que estuvo durante prácticamente todo el 2017.

En los últimos tres meses el índice del VIX ha caído más del 55% y es posible que nos esté indicando una continuación al alza en los mercados de valores. Sin embargo, para algunos analistas contrarios, aquellos que van en contra del consenso generalizado del mercado, es posible que los bajos niveles en el VIX sean el presagio de un periodo de alta volatilidad que se aproxima. Es lógico que algunos analistas piensen de esa manera, ya que normalmente los indicadores de volatilidad son analizados de manera contraria.

Por ejemplo, en el caso de las bandas Bollinger que son otro indicador de volatilidad, cuando las bandas se encogen eso quiere decir que hay poca volatilidad, pero al mismo tiempo le avisa a los operadores que el mercado está próximo a salir en cualquier dirección. El indicador no nos señala exactamente en qué dirección va a salir el mercado, pero si nos prepara para una posible ruptura por fuera de consolidación. Durante esta semana el VIX ha caído un 11,9% y completa su racha bajista más larga desde agosto del 2016.

Sobre el gráfico semanal del VIX también podemos ver cómo el índice estuvo por debajo de su media móvil exponencial de 200 semanas (línea azul) durante todo el 2017 con un buen soporte en el 10,33. En el mes de febrero vemos el fuerte puntazo alcista que llevo al índice hasta el 33,22, pero después vemos cómo el índice cae, se consolida por encima del EMA de 200 semanas y durante esta semana regresa su rango del año pasado. El soporte más relevante en el VIX sería el mínimo en el 10,33 y hacia arriba el mismo EMA de 200 semanas podría cambiar de función de soporte a resistencia.

 

Alexander Londoño,
Analista Colaborador de ActivTrades