Date: 17 ago 2017

El miércoles tuvimos el anuncio de las minutas de la Reserva Federal de Estados Unidos de su última reunión. Los oficiales en política monetaria estadounidenses se mostraron preocupados por la débil inflación. Algunos miembros aconsejaron que se mantengan los tipos de interés en los niveles actuales y no hacer más aumentos hasta estar completamente seguros de que la caída de la inflación es pasajera. Sin embargo, la lectura de la reunión de julio mostró que la FED está dispuesta a empezar a reducir su portafolio de aproximadamente 4,2 billones de dólares en bonos del Tesoro y activos hipotecarios.

Parte del programa para estimular la economía estadounidense después de la recesión que empezó en el 2008, era la compra de bonos de hipotecas y bonos gubernamentales, aparte de la reducción de los tipos de interés a casi el 0%. Esa compra de activos amplió la hoja de balance de la FED significativamente, mientras prácticamente inundaba los mercados financieros de “dinero fácil”. Las minutas de la reunión del mes pasado mostraron que la decisión de mantener los tipos de interés en el nivel actual fue unánime entre los miembros de la FED. El objetivo de inflación para la FED es del 2%, pero la tasa bajó al 1,5% durante el mes de junio, después de haber estado en el 1,8% en febrero.

Adicionalmente, las minutas mostraron que la mayoría de los miembros de la FED piensan que la inflación se mantendrá por debajo del 2% e incluso podría bajar aún más. Por otro lado, hay algunos miembros de la FED que han mostrado preocupación por un repentino aumento en la tasa de inflación a futuro, debido a que el mercado laboral se mantiene fuerte y la economía sigue en expansión. La tasa de desempleo se mantuvo en el 4,3% durante el mes de julio, la cual fue la misma lectura que tuvo en mayo cuando llegó a un mínimo de 16 años. La próxima reunión de la FED será el 19 y 20 de septiembre. Según el presidente de la FED de Nueva York, el señor William Dudley, es posible que haya algún anuncio diferente al de hoy para ese entonces.

No obstante, las probabilidades de que haya otro aumento en los tipos de interés antes del final de este año son bajas y el dólar retrocede de nuevo a la baja frente a sus principales divisas. En el gráfico de cuatro horas del índice del dólar podemos ver que el instrumento no pudo romper por encima del 94.00 y regresa a la zona de su EMA de 55 periodos, línea morada. Si sigue cayendo, el índice podría encontrar algo de soporte en el 93.00 o en el mínimo que hizo en el 92.37. El indicador del estocástico nos está mostrando el súbito cambio de tendencia que tuvo el índice del dólar a la baja. Hacia arriba, la zona del 94.00 y el EMA de 200 periodos, línea azul, podrían actuar como resistencia.

 

Alexander Londoño,
Analista colaborador de ActivTrades