Los CFDs son instrumentos complejos y conllevan alto riesgo al poder perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 80% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero cuando operan CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFDs y si puede asumir el alto riesgo de perder su dinero.

El miedo a la inflación reflota lo intereses de los títulos de renta fija

El miedo a la inflación reflota lo intereses de los títulos de renta fija

A principios de año muchos analistas concordaban en que el 2021 los mercados financieros, especialmente de renta variable, continuarían el rally bursátil iniciado tras el comienzo de la pandemia. Después de todo, se esperaba que los principales agentes económicos, como los bancos centrales y gobiernos, garantizasen unas condiciones acomodadas para los mercados, a través de políticas monetarias ultra relajadas y sólidos programas de compra de activos.

Sin embargo, después de la victoria de Biden, y la toma del Senado por parte de los candidatos demócratas las posibilidades de que el paquete de estímulo fiscal de 1,9 billones de dólares del presidente Biden fuera aprobado, aumentaron drásticamente y el resultado es que, para muchos, los términos de la ecuación parecen haber cambiado. Ahora el problema de una inflación desbocada parece ser la principal preocupación de los gestores de carteras, que especulan sobre los posibles efectos que podría tener sobre los mercados.

Las expectativas de una recuperación económica propulsada por los estímulos fiscales y monetarios aumentan también las probabilidades de una mayor inflación, y por lo tanto una pérdida de valor de los títulos de renta fija. Esta posible pérdida de rentabilidad causada por la inflación ha llevado a los inversores a deshacerse de sus carteras de bonos, haciendo bajar el precio de estos activos añadiendo aun más presión a los tenedores de deuda. Al mismo tiempo, esa desvalorización del título hace que el cupón fijo a recibir por el bono suba proporcionalmente a la bajada de valor del título. El precio de un bono está inversamente relacionado con su interés. De esta forma, si el interés de estos activos sigue subiendo puede llegar a convertirse una alternativa al mercado de renta variable, especialmente a estas alturas del ciclo económico en el que estamos, el interés de la deuda pública podría convertirse en razón suficiente para liquidar las posiciones mantenidas durante este rally y aparcar la liquidez a salvo en un mercado considerado de menor riesgo.

Curiosamente, durante el último año, ha sido común observar como muchos inversores impulsados por la incertidumbre generada por la pandemia, desviaron parte de su capital hacia activos refugio, como los bonos y notas del tesoro americano. La mayor demanda impulsó el precio y disminuyó el rendimiento de estos activos, obligando a muchos operadores del mercado, desesperados por generar ingresos, a invertir en activos más riesgosos como las acciones: en cierta medida esta dinámica explica el increíble rally de las acciones registrado en los últimos 11 meses. Por lo tanto, si la compra masiva de bonos pudo ser una de las principales variables en la canalización masiva de capital hacia la renta variable. El escenario opuesto, catalizado por el miedo a la inflación, bien podría drenar de capital del mercado de renta variable, dirigiéndolo hacia activos más seguros y frenar el asombroso rally postpandemico que ha tenido especialmente impacto en el sector tecnológico americano.

Si los rendimientos de los bonos continúan subiendo y alcanzan el interés del 1,75%, muchos accionistas volverán a considerar estos instrumentos como inversiones viables, ya que además de generar unos rendimientos por encima del valor de la inflación, también son menos riesgosos que las acciones. Tal escenario desencadenaría una venta en el mercado de valores por parte de los operadores, que ansiosos por cobrar sus ganancias, liquidarían sus posiciones en bolsa y migrarían la liquidez a sus carteras a deuda pública de alta calificación mucho más segura.

Este escenario de inflación insostenible todavía no está claro que se vaya a producir, ya habríamos observado signos claros como por ejemplo una mayor actividad económica, que sin embargo parece quedar todavía lejos, atendiendo a los decepcionantes datos de empleo estadounidenses publicados el jueves pasado. No obstante, es innegable que los estímulos fiscales y las políticas monetarias acomodaticias forman un poderoso cóctel, que podría sobrecalentar la economía, obligando a la Fed a revisar su política monetaria y poner fin al comercio deflacionario de los últimos 11 meses.

 

La información proporcionada no supone ninguna investigación específica de inversión. El material no ha sido elaborado de acuerdo a los requisitos legales diseñados para promover la independencia de la investigación de inversión y, por lo tanto, debe considerarse como una comunicación de marketing. Toda la información ha sido preparada por ActivTrades(“AT”). La información no contiene un registro de los precios de ActivTrades, ni una oferta o solicitud para llevar a cabo una transacción en algún instrumento financiero. No se garantiza la exactitud de la información proporcionada. El material proporcionado no está relacionado con ningún objetivo específico de inversión, situaciones financieras o necesidades de la persona específica que pueda recibirlo. El rendimiento pasado no es un indicador garantizado de rendimientos futuros. AT proporciona únicamente un servicio de ejecución. Por lo tanto, cualquier persona que tome una decisión basada en la información proporcionada, lo hace bajo su propia responsabilidad.